Seguros de Vida

¿QUÉ ES UN SEGURO DE VIDA?

Un seguro de vida es un seguro personal que cubre en su cobertura principal el fallecimiento del asegurado.

La obligación de la aseguradora es la prestación de las coberturas contratadas a favor del beneficiario.

El seguro de vida por excelencia y el más habitualmente contratado es el seguro de vida riesgo. Esta póliza garantiza al asegurado, que los beneficiarios recibirán el capital contratado si se produjera cualquiera de las garantías contratadas en póliza, durante un periodo determinado.

El seguro de vida nos ayuda a proteger a nuestra familia y/o personas que de nosotros dependen.

Un seguro de vida proporciona fundamentalmente tranquilidad, tener una póliza de vida es un acto de responsabilidad que protege a tu familia. Es un respaldo familiar, totalmente adaptable a las necesidades de cada uno.

EL SEGURO DE VIDA SE ADAPTA A TUS NECESIDADES

Una ventaja importante del seguro de vida, es que si lo haces con un profesional especializado, te indicará y te guiará según cual sea tu situación.

Las necesidades de cada asegurado son distintas y pueden variar por diversas cuestiones:

  •   La situación actual y capacidad económica.
  •   Los familiares que se tengan a cargo.
  •   Las deudas contraídas. Ejemplo si se tiene hipoteca (hay seguros de vida para la hipoteca).
  •   Los riesgos que se quieran cubrir. Se pueden contratar distintas coberturas (fallecimiento, invalidez absoluta y permanente, invalidez profesional, enfermedades graves, doble capital en caso de accidente, triple capital en caso de accidente de circulación).
  •   Si se desea Garantizar la educación futura de los hijos pase lo que pase.

Dependerá de la etapa de la vida y situación en la que cada uno se encuentre.
El precio que se paga por el seguro de vida se calcula en función del capital a asegurar y de la edad del asegurado.
El capital a asegurar lo debe decidir libremente el asegurado, si bien puede ser conveniente dejarse asesorar por un profesional, que considere las necesidades de cada uno.

LAS FIGURAS DE UN SEGURO DE VIDA

En una póliza de vida, existen distintas figuras, que dan sentido al contrato.

En un seguro de vida la figura principal es EL ASEGURADO, que es la persona sobre la que se recae el seguro, la póliza cubre los riesgos del asegurado.

– Por otro lado tenemos al TOMADOR, es el responsable y titular de la póliza, es el encargado de pagar la misma.

ASEGURADOR es la entidad aseguradora o mutua, que se compromete a abonar el capital en caso de producirse el siniestro, cuya cobertura esté incluida en la póliza.

– El BENEFICIARIO, es la persona o personas que recibirán las prestaciones contratadas en la póliza en caso de producirse el siniestro.

– La CORREDURÍA, es entidad mediadora que te asesorará en todo lo relacionado con tu póliza de vida.

¿POR QUé HACERSE UN SEGURO DE VIDA?

Las razones para contratar un seguro de vida son numerosas e importantes.

En ocasiones es bueno pararse a reflexionar durante unos minutos en el futuro que deseamos para nuestra familia.

Los seguros de vida son recomendables para todos los perfiles socioeconómicos, en especial para aquellas personas que no disponen de un patrimonio que garantice la estabilidad en el futuro, en caso de ocurrir un imprevisto.

Un seguro de vida es un acto de responsabilidad.

Algunas de las razones por las que es necesario contratar un seguro de vida para ti y sobre todo para los tuyos:

  •   FUTURO IMPREVISTO:
    Las personas no podemos controlar lo que vaya a ocurrir en el futuro, pero sí podemos protegerlo de situaciones inesperadas. Por lo general, las fatalidades no suelen avisarnos cuando van a ocurrir, por lo que siempre es mejor ser precavido.
  •   PROTEGE Y GARANTIZA LA CALIDAD DE VIDA DE TU FAMILIA:
    En el caso de tener póliza de vida, si ocurre algún siniestro cubierto por la misma, evidentemente los daños anímicos no se van a ver aminorados, pero sí que impedirá que a estos se añada un impacto añadido, por los ingresos que se dejan de percibir. La calidad de vida de nuestros seres más queridos, no se verá tan afectada económicamente.
  •   CANCELACIÓN DE HIPOTECAS:
    Si existe deuda hipotecaria, con el seguro de vida para la hipoteca, se cancelará la misma, por lo que la disminución de ingresos en caso de ocurrir el siniestro, será compensada con la disminución del gasto principal para la familia.
  •   PROPORCIONA TIEMPO:
    El cobro de la prestación de los seguros de vida, nos permite un tiempo para poder adaptarse a la nueva situación y a las nuevas necesidades.
  •   IMPUESTOS SUCESORIOS:
    Con el capital que se percibe en caso de producirse un siniestro se puede hacer frente a los gastos tributarios a los que nos obliga la administración, (impuesto de sucesiones y donaciones), y otros gastos relacionados.
  •   CUBRIR LA PÉRDIDA DE INGRESOS EN CASO DE INCAPACIDAD:
    Si se contrata la cobertura de incapacidad permanente y absoluta, no solo estaremos cubriendo el fallecimiento (es la cobertura principal) sino que también se cobra el capital contratado en póliza en caso de que el asegurado sea declarado como incapacitado para el ejercicio de cualquier actividad profesional.

¿CÓMO HACER UN SEGURO VIDA?

Para la contratación de una póliza de vida, es conveniente dejarse asesorar por un profesional (si es independiente mejor), pues aunque es un proceso relativamente sencillo, el tener algún error, o declaración inexacta puede ocasionarnos el tener un grave problema a la hora de cobrar el siniestro.

A continuación, se presentan aspectos básicos a tener en cuenta para contratar un seguro de vida.
Cuando nos decidimos a contratar un seguro de vida es importante:

  •   Tener claras las necesidades antes de contratar un seguro de vida.
  •   Elegir el tipo de seguro de vida adecuado.
  •   Elegir una correduría para que nos asesore sobre que póliza de vida es la que debemos contratar y con que compañía.

Los pasos que tenemos que dar dependerán del proceso de suscripción de cada compañía, pero suelen ser parecidos:

  •   Elección del producto y compañía a contratar.
  •   Solicitud del seguro: hay que completar un cuestionario con los datos que necesita la compañía para una valoración del riesgo que va a asegurar. Suelen ser datos personales, de profesión y de salud. Algunas compañías ya están utilizando procesos de tele-suscripción, los cuales agilizan el proceso.
  •   Valoración del riesgo por parte de la compañía de seguros: la compañía analizará los datos facilitados en el cuestionario, y con los mismos decidirá si es o no asegurable, además propondrá condiciones de contratación. Si fuera preciso la compañía puede pedir informes médicos adicionales o incluso un reconocimiento médico.
    Es muy importante que el asegurado declare todos los datos que puedan agravar el riesgo, puesto que la omisión de algún dato puede suponer que la compañía no pague en caso de siniestro.
  •   Emisión de la póliza: una vez analizado el riesgo por la compañía y aceptado por el cliente, la compañía emitirá la póliza, en la que se detallarán todas las condiciones del contrato.
    Una vez que el asegurado reciba las condiciones tiene un plazo de 30 días, para la anulación del mismo.

Las pólizas de vida riesgo, por lo general son temporales, anuales, renovables, esto quiere decir, que se renuevan automáticamente, cada año, hasta el periodo de finalización establecido en las condiciones (edad de salida del seguro), a no ser que cualquiera de las 2 partes avise de la no renovación del seguro de vida.
Este aviso siempre ha de ser con al menos 2 meses de antelación a la fecha de vencimiento, como marca la ley de contrato de seguro.

¿CON QUIÉN CONTRATAR UN SEGURO DE VIDA?

Para contratar un seguro de vida, la mejor opción es hacerlo a través de una correduría de seguros, puesto que son profesionales independientes, que tienen la obligación de cumplir unos requisitos para la distribución de seguros, que son impuestos por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, lo cual es una garantía de calidad para los clientes.

El objetivo de la correduría de seguros debe ser el ofrecer un asesoramiento integral al cliente, aportando valor en cada uno de los procesos durante la vida de la póliza.

La independencia de las compañías permite a las corredurías de seguros, buscar la mejor opción entre todo el mercado asegurador, que satisfaga las necesidades específicas de cada cliente.

Además de esto, y como valor añadido, la correduría de seguros le ayudará siempre en caso de siniestro, y lo que es más importante, se posicionará del lado del cliente, no de la compañía, en caso de conflicto entre las partes.

Una correduría por lo tanto nos debe aportar valor en diversas fases, en la elección del producto, que será el adecuado a las necesidades del cliente, en la contratación, nos debe indicar la manera adecuada de formalizar el contrato, para evitar sorpresas en el futuro, además todos los cambios que debamos realizar durante el contrato, serán realizadas por la correduría (modificaciones de datos, ampliaciones de capital, anulaciones) y en la gestión del siniestro, puesto que nos ayudarán con los trámites a realizar para el cobro de la prestación.

A todo esto, hay que añadir que el valor que nos aporta una correduría por lo general es gratuito, puesto que al cliente no se le cobra por todo este proceso.

Por todo lo anterior, el valor que recibe el cliente si hace su póliza con una correduría de seguros, es superior al de otras formas de contratación: entidades financieras (suelen obligar al cliente a cambio de ofrecerle otro tipo de productos, generalmente financiación, es probable que no ayuden en la gestión del siniestro y el precio suele ser abusivo), páginas webs que no sean de corredurías, puesto que solo hacen la comparación (en ocasiones los precios no son reales) y despachan a los clientes sin el correcto asesoramiento, además de no recibir ninguna ayuda en los procesos que no sean de contratación, otras opciones de contratación que suelen carecer de la independencia que tiene la correduría.

EL PAGO DE UN SEGURO DE VIDA

La prima es uno de los elementos indispensables del contrato de seguro. Es el precio del seguro o contraprestación, que establece la compañía de seguros, es decir, la cantidad estipulada previamente para el pago del seguro.

La prima se calcula en base a tablas de mortalidad .

El seguro de vida se calcula en función del capital a asegurar y de la edad del asegurado, además se determinará libremente el capital que se desea asegurar.

Para mayor comodidad de pago, la prima se puede fraccionar dependiendo de las normas de contratación de cada compañía.
Se puede fraccionar la prima del seguro según las necesidades, pudiendo también modificar dicha forma de pago durante la vida del seguro según cambien esas necesidades.

Consigue el mejor seguro de vida con Traetupoliza