fbpx

Seguro de muerte

Un seguro de muerte… ¿es lo mismo que un seguro de vida? Si has oído hablar de estas pólizas, también llamadas de decesos, debes conocer cuáles son sus ventajas, pues, aunque todas protegerán a tu núcleo familiar, algunas cuentan con ciertas especialidades de protección.

 

¿Qué es el seguro de muerte o seguro de decesos?

El seguro de muerte o decesos es aquella póliza que da cobertura, específicamente, para hacer frente a los gastos de entierro y los gastos funerarios que se derivan de él; así, el seguro de muerte también será conocido como seguro de gastos finales. Por su parte, un seguro de vida consiste en asegurar un capital y, en caso de fallecimiento del asegurado, la cantidad asegurada será cobrada por los beneficiarios estipulados en el contrato. Por lo tanto, un seguro de muerte no es lo mismo que un seguro de vida. Desde aquí, ten muy claro que este tipo de pólizas pertenece al conjunto de seguros personales.

 

Tras lo dicho hasta ahora, se puede deducir que las coberturas que incluye el seguro de muerte o seguro de decesos estarán relacionadas, como se dijo, con las gestiones y trámites necesarios tras el fallecimiento de una persona. Por lo tanto, este tipo de póliza cubre gastos como el servicio funerario o la gestión de documentos tras el fallecimiento. Más allá de estas, existen otras coberturas opcionales que, dependiendo de la compañía de seguros de vida y su grado de especialización en el sector y en el tipo de seguro, estarán disponibles para su contratación o no.

 

¿Quieres contratar un seguro de muerte?

Si quieres proteger a tu familia y asegurar menos sufrimiento tras tu fallecimiento, el motivo principal por el que tienes que querer contratar un seguro de muerte debe ser, precisamente, que con él evitarás que tus seres queridos tengan que hacerse cargo de esos gastos funerarios, los que antes comentábamos, con su propio dinero y en un momento tan difícil.

 

De este modo, esta es la función principal de un seguro de decesos. Así, resulta que, aunque muchos seguros de vida cubren gastos funerarios, los contratos no siempre están diseñados para realizar dicha cobertura y no pagan rápidamente los beneficios del asegurado. Frente a esto, el seguro de muerte es ofrecido por algunas compañías, precisamente, para dicho fin y con tal rapidez, consiguiendo que los beneficiarios no tengan que enfrentarse con su aseguradora durante uno de los momentos más difíciles de sus vidas. Por eso, Traetupóliza también puede ayudarte… ¡para eso estamos aquí! Así que, no dudes en contactarnos:

¿Cómo contratar tu seguro de deceso?

Si lo que necesitas, de verdad, es contratar un seguro de muerte, destaca la facilidad con la que se puede emitir una póliza de este tipo. Un seguro de vida entera puede tener una cobertura mayor, pero los riesgos que asume la aseguradora implican primas más altas y un proceso de aprobación más largo. Sin embargo, para poder adquirir un seguro de deceso, solo serán necesarios algunos datos personales y es que la aceptación de la póliza no requiere más que responder a un cuestionario médico, con el cual gozará de una cobertura para gastos finales.

 

Más allá de todo, lo que debes tener en cuenta antes de contratar un seguro de muerte es que las primas varían mucho y según el estado de salud, el cual quedará determinado a través de los criterios de la aseguradora. Por eso, como con cualquier póliza de vida, aunque puedas tener acceso a un seguro de muerte sin hacerte un examen médico, al contestar algunas preguntas de salud en la solicitud,podrás reducir considerablemente tu tarifa si no mientes.

 

Diferencias entre un seguro de vida y un seguro de muerte

Una distinción inicial que existe entre ambas pólizas es que la emisión de un seguro de muerte es un proceso mucho más rápido que el de un seguro de vida. Y esto se debe, precisamente, a la segunda diferencia que existe entre ellos: a menudo, los seguros de vida tienen restricciones de edad y quedan condicionados por tu estado de salud para ser emitidos; por el contrario, esto no ocurre con un seguro de decesos, que puede emitirse hasta los 85 años y sin necesidad de hacerse un examen médico. No obstante, con esto, la aseguradora decidirá la prima aplicar.

 

Por supuesto, la otra gran diferencia entre pólizas radica en las garantías, pues las que proporciona un seguro de muerte son totalmente diferentes a las de un seguro de vida. Como se comentaba antes, el seguro de vida proporciona un capital asegurado a los beneficiarios y el de muerte corre con los gastos del entierro y servicios derivados. Sin embargo, esto ocurre de forma genérica, luego cada póliza puede tener servicios adicionales incluidos, por lo que habría que ver cada caso en concreto. Por ejemplo, existen seguros de vida que anticipan parte del capital contratado para hacer frente a los gastos del sepelio o entierro.

 

Por su parte, la principal similitud que tiene el seguro de muerte y el seguro de vida es que ambos activan sus coberturas y garantías principales cuando fallece el asegurado; además, destaca que, en ambos, la finalidad sea hacer las cosas más fáciles en términos económicos a los seres queridos. Sin embargo, los contextos de cada tipo de seguro, aunque compartan objetivo, no son los mismos: si, tradicionalmente, el seguro de muertos se ha ido heredando de padres a hijos para no dejar un problema económico a la familia por un entierro, el seguro de vida se decide contratar para ayudar a tus hijos u otras personas dependientes y hacer frente a alguna deuda o préstamo. ¡Compara y comprueba cuál es la mejor opción para ti!

 
 

Entonces… ¿el seguro de vida cubre la muerte natural?

Esta es una de las preguntas más comunes y, tenlo muy claro, la respuesta es sí. Siempre un seguro de vida cubre muerte natural, es decir, esta es una garantía imprescindible para una póliza de estas características y así lo entiende todo el sector. Como tal, un seguro de vida de calidad tiene que garantizar el fallecimiento por accidente, enfermedad o muerte natural.

 

Las exclusiones comunes para una prestación adecuada suelen ser el suicidio, al menos durante el primer año de vigencia; sufrir el daño cometiendo actos delictivos; exponerse a radiación nuclear y viajes de exploración, en caso de conflicto bélico; y enfermedades o accidentes que se hayan producido con anterioridad a la contratación del seguro. Toda esta información debe estar incluida en las cláusulas del seguro de vida, de esta manera podrás comprobar las causas que deben estar dentro de la garantía y quedan, por tanto cubiertas. Sin embargo, no te preocupes: por supuesto que el seguro de vida cubre la muerte natural.

5 comentarios

  1. Buen artículo,
    Me ha resultado útil. Sobre todo la última parte.
    Había estado buscando sobre este tema anteriormente.
    Gracias por la información,

  2. Somos un grupo de voluntarios.
    Su sitio web nos proporcionó información valiosa para trabajar.
    Has hecho un trabajo impresionante y toda nuestra comunidad te lo agradecerá.

    «We’re a group of volunteers.
    Your website provided us with valuable information to work on.
    You have done an impressive job and our whole community will be thankful to you».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ekomi Traetupoliza Oro
SELLO DE ORO CONCEDIDO POR
NUESTROS CLIENTES
El precio de tu Seguro de Vida gratis

¿Quieres aprender como se utiliza un seguro de vida?

Te regalamos 7 consejos para que puedas proteger a tu familia y evitar que te engañen.

¿Te llamamos gratis?
Uno de nuestros expertos te llamará para ayudarte :)
¿Cuándo te llamamos?