fbpx

¿Cómo es el seguro de vida entera y su protección?

seguro de vida entera
Índice de contenidos
Compartir:
5/5 - (2 votos)

También conocido como seguro de vida vitalicio, el seguro de vida entera es un producto más en el sector de protección al que nos dedicamos. Al ser diferente a otro tipo de protecciones, será necesario reconocer cuáles son sus particularidades, pues, aunque también puede cubrir tanto el fallecimiento como la invalidez del asegurado, tiene su propia fórmula de protección. Y, por eso, ¡toma nota! A continuación, te ofrecemos toda la información que puede hacerte falta para que puedas solucionar tus dudas y elegir cómo cubrir a los tuyos: ¿cuáles son las ventajas? ¡Atento!

¡Llámanos, consúltanos, pregúntanos!
Habla con nuestros asesores y tramita tu seguro de vida
Te llamamos gratis

Definición y concepto: ¿qué es un seguro de vida entera?

El seguro de vida entera es una tipología especial de protección y, sobre el resto, destaca por ser el único seguro de vida que siempre se cobrará, pase lo que pase; por otra parte, también será el único por el que siempre se paga lo mismo. Con esta introducción, a continuación, explicamos todo lo que debes saber sobre este singular producto. Para empezar, y como su propio nombre indica, el seguro de vida entera será el único seguro de vida que dura toda la vida. Así, resulta que, con él, siempre podrás tener la tranquilidad de que lo vas a cobrar. ¡Esto es lo importante!

 

Por lo tanto, con este producto protegerás a tu familia por el capital asegurado antes de que se produzca el fallecimiento. Además, en caso de necesitar el capital en el futuro podrías rescatarlo, por ejemplo, en la jubilación. Y es que se va acumulando un fondo  hasta el fin del producto. Un seguro de vida entera te da la tranquilidad de saber que tu familia siempre lo tendrá disponible.

 

Entonces, ¿para quién está pensado este tipo de seguro? Pues, con lo dicho, hay que tener en cuenta que el una póliza de vida entera va dirigido para aquellas personas que quieren proteger a sus seres querido o tienen una necesidad de protección que perdura en el tiempo. Sea como sea, esta cobertura asegura como ningún otro producto del mercado la protección de la familia para siempre, ya que blinda un capital en caso de fallecimiento. Además, permite ir creando un ahorro a largo plazo para cuando lo pudiéramos necesitar, por ejemplo la jubilación. Por todo, se trata de un producto ideal para autónomos, profesionales liberales, gerentes de empresa

¡Calcula tu precio y elige la mejor opción!
 
 

¡Toma nota: estas son las características de un seguro de vida entera!

No tiene límite de edad

Siempre pagas lo mismo

Ofrece valores acordados

Pueden variar los capitales

Podrás rescatar tu póliza

Aunque el objetivo que inspira su contratación puede ser el mismo que el que cumplirán otras pólizas, el seguro de vida entera tiene sus propias particularidades: la primera ya se entiende por su nombre… Como tal, la cobertura no tiene límite de edad y, por eso, también podemos referirnos a ella como vitalicia. Por lo tanto, podrás contratar estos productos sin pensar en ser demasiado mayor: el seguro de vida entera solo termina (1) cuando falleces, (2) si eliges su resolución efectiva como rescate o (3) al cancelarlo. Estas particularidades no son las únicas…

 

La otra gran característica que define esta protección es que siempre vas a pagar lo mismo por ella. Como tal, conocerás desde el inicio, la cuota fija que vas a abonar durante el periodo que mantengas el seguro de vida entera. En este sentido, puedes tener claro que no se producirán aumentos o subidas del precio cada año que pases asegurado. ¡Esto es muy importante, ya que en los seguros de vida habituales es lo que ocurre! Entonces, estas pólizas están caracterizadas por los valores ya establecidos que acuerdas en el momento de la contratación, que serán el valor de reducción, de anticipo y de rescate. Cada uno implica todo lo que puede hacerse con un acuerdo de vida entera: primero, podrás conservar parte del capital pese a no pagar las primas, el cual se irá revalorizando. Con el segundo, determinas qué cantidad anticipada puedes reclamar a tu compañía aseguradora. Y el último responde a la posibilidad de rescatar tu «inversión». ¿Fácil?

 

Desde aquí, se aprovecha la participación en beneficios, pues se relacionan con estos valores y es que permiten que los valores de fallecimiento y de rescate vayan aumentando anualmente y por encima de los niveles garantizados. En consecuencia, esto permite eliminar los efectos de la inflación en los productos a largo plazo. Más tarde, podrás comparar directamente un seguro de vida entera con una póliza de protección básica… ¡Sigue leyendo para tener más información!

 

¡Toma nota! Las ventajas de un seguro de vida entera son…

Aunque ya lo hemos mencionado a la hora de definir su protección, la principal ventaja de los seguros de vida entera es su forma, pues permiten combinar el ahorro con la protección de la familia. Pese a ello, vamos a presentarte una tabla con otros elementos a tener en cuenta… ¡Mira!

 

¿Sabes qué ventajas tienen los seguros de vida entera?

Lo repetimos: la prima que vas a pagar a tu aseguradora siempre va a ser la misma

El capital de fallecimiento va aumentando y esto evita los efectos de la inflación

La fiscalidad de estas póliza es sencilla, pues solo tributan la diferencia generada entre el importe de rescate y el de las primas abonadas, pagadas como un producto de ahorro

 

¿Qué tipos de seguros de vida vitalicios hay? ¡Descúbrelos!

Más allá de lo visto, la protección de vida entera también está formada por su propia tipología… Y, por eso, a continuación, te presentamos un listado con todos los tipos sobre los que podrás elegir, destacando las mayores ventajas que cada uno ofrece y los diferencia entre sí. ¡Atento!

 

  1. En primer lugar, empezamos con el típico seguro de vida entera, que no es más que ese que acabamos de explicar. Así, cumple con las características generales que se explicaron.
  2. Ocasionalmente, es posible realizar el pago de primas por adelantado, contratando una póliza vitalicia de pago limitado. De este modo, puedes elegir qué abonos quieres realizar al contratar tu seguro, pudiendo decidir en abonar los pagos de entre 10, 15 o hasta 20 años.
  3. Cuando el seguro de vida entera lleva prima única, tendrás que pagar una vez al cubrirte.
  4. Si el seguro de vida vitalicio es de prima modificada, podrás elegir primas más baratas de protección para los primeros 5 años y hasta alcanzar los 10 años como asegurado. Así, tales pólizas son útiles para quien busca beneficio, en caso de fallecimiento, y sabe que tendrá mejor situación económica en el futuro, cuando tendrá que enfrentarse a primas más caras.
  5. Segú tus necesidades, puedes buscar una protección por la que tú y tu pareja estaréis a la vez cubiertos… Para eso, existen las pólizas de supervivencia, que son lo llamados seguros de vida para parejas. Y, por lo tanto, imponen la condición de que ambos fallezcan al tiempo.
  6. En caso de que tu seguro funcione pagando dividendos, la póliza de vida entera podrá ser participante o no participante. Cuando es así,  la compañía aseguradora experimenta una subida excedente en sus ganancias, pudiendo pagar el beneficio extra a sus asegurados.
  7. Con todo, existen productos de protección de gastos finales: el seguro de muerte, que te ayudará a cubrir los últimos gastos de la vida (costes médicos, de entierro, asistencia…).
¡Compara y encuentra los mejores precios!
¡Calcula tu precio con nosotros!

¿Cuál elegir: seguro de vida frente al seguro de vida entera?

Si bien es cierto que ya hemos revisado cuáles son tanto las características de una póliza vitalicia como sus ventajas, la mejor manera de entender el producto es comparándolo con la forma básica de protección. ¡Toma nota: esta es la comparativa de frente a una póliza de vida riesgo!

 

Compara y elige: ¿seguro de vida o seguro de vida entera?

Seguro de vidaSeguro de vida entera
Proporciona al beneficiario el capital asegurado por fallecimiento
La protección por fallecimiento únicamente será efectiva si se ha cumplido con los recibos
La cobertura tiene límite de efectividad, que será determinado por las aseguradoras La protección se mantiene para siempre, para toda la vida
Las primas aumentarán, pues se adaptan anualmente al riesgo aseguradoSe mantiene la prima constante sea cual sea la duración del contrato
Le corresponde un valor en efectivoNo tendrá valor en efectivo
Será posible retirar dicho valorNo hay opción de pedir el valor prestado
Con el paso del tiempo, la prima aumentaLa prima será alta desde que se contrata

 

Entonces…, ¿debes cambiar tu seguro de vida en uno de vida entera?

Si después de esta comparativa te ha dado por pensar en qué protección te conviene más o es mejor para ti, puedes estar tranquilo… ¡La mayoría de las pólizas de seguro de vida (fallecimiento) pueden convertirse en pólizas de vida entera! Con este cambio, tu protección pasará a generar su propio valor en efectivo, con impuestos diferidos y más allá de la cobertura económica para tus beneficiarios. Desde aquí, el asegurado puede elegir (1) desembolsarse un préstamo con valor en efectivo contra la póliza, (2) retirarlo o (3) tomar el valor en efectivo al renunciar a la protección.

 

Más allá de las utilidades, existen ocasiones beneficiosas en las que merece la pena cambiar su póliza. En primer lugar, si tu situación de vida ha cambiado como, por ejemplo, al jubilarte. Y, por otro lado, la conversión entre pólizas puede ayudar con la planificación del patrimonio, pues los fondos se pueden usar para cubrir impuestos y tarifas. Como siempre, ¡elige por necesidades!

¡Llámanos, consúltanos, pregúntanos!
Habla con nuestros asesores y tramita tu seguro de vida
Te llamamos gratis

¿Cómo utilizarlo? Sobre el uso de un seguro de vida entera

Como correduría, somos conscientes de que los seguros de vida tienen una mala fama que no les corresponde, pues creemos en su utilidad. Por eso, a continuación, queremos rebatir algunas ideas, especialmente si estás pensando en asegurarte. Como tal, los autónomos lo usan para sus familias, para cubrir sus deudas y aprovecharlo como colchón por la precaria pensión que van a tener. ¡Toma nota! Además, si pensamos en los jóvenes, también se trata de una póliza muy útil al funcionar como una hucha para el futuro. Así, su utilidad también inspira a que algunas haya personas interesadas en utilizarlo como un seguro de decesos, ya que la prima nunca sube, no se pierde e, incluso, se va revalorizando… Por último, las personas con un dependiente a cargo lo utilizan para saber que esa persona va a contar con un capital con el que afrontas sus gastos bajo cualquier circunstancia. ¡Es muy importante pensar a largo plazo con este tipo de pólizas!

 

Al final, lo que te hemos venido contando demuestra que la mayoría de nosotros nos hemos planteado la idea de contratar un producto de vida. Sin embargo, es posible que los mitos sobre el sector nos echen para atrás: ¡ahora vamos a aclarar los conceptos erróneos que impiden la confianza en esta útil protección! Entre los malentendidos más comunes, te los explicamos…

 

Estos son algunos mitos que nos hemos encontrado… ¿Crees alguno?

  • Es que tengo que tener una salud perfecta para poder contratar un seguro de vida. ¡Error! Si bien es cierto que el precio de cada protección se adapta al perfil de cada asegurado, tu estado de salud no va a impedir que puedas contratar tu póliza. Todo depende de lo que exija cada compañía aseguradora: hay muchos productos de protección en los que no reclaman ningún examen médico, aunque siempre se plantean cuestionarios de salud. Por otro lado, también existen planes de aceptación garantizados en el mercado. Así que, la mejor solución es ponerse a buscar y con nosotros podrás conocer los acuerdos del sector
  • El seguro de vida es muy caro cuando te haces mayor. ¡No es cierto! Aunque reconocemos que una póliza de vida entera con un gran beneficio por fallecimiento implica un coste mucho mayor en las primas mensuales, las personas aseguradas pueden elegir un seguro de gastos finales a partir de una fracción del coste total por protección. Esta idea puede ser tan útil que, incluso, algunas personas deciden ser los tomadores y contratar un seguro para sus padres mayores con el fin de ayudar con los gastos que supone el fallecimiento de un ser querido: tristemente, los trámites de este el último momento suelen ser muy caros.
  • Creo que un seguro de vida por fallecimiento es mejor que una póliza de vida entera. ¡Esto es posible! Efectivamente, un seguro de vida es más barato si no la cubre entera. Pese a ello, no te recomendamos que elijas tu protección en base al precio. Sí, tienes que elegir un tipo de acuerdo que puedes pagar, pero el precio es solo un factor más a tener en cuenta. Al final, debes plantearte el motivo por el que buscas un seguro y cuál es la forma más efectiva de cumplir con ella. Si te resulta muy caro, nosotros intentamos jugar con las opciones que tienen los productos para lograr acuerdos más baratos y asequibles, pero que cumplen.
¡Elige tu capital de protección!
Con nuestra calculadora, acierta para cubrir tus necesidades:
cubre deudas, genera ahorro, deja un colchón...
Elige tu capital

Por último, conoce las primas de un seguro de vida entera…

De forma general, las primas juegan un papel fundamental en cualquier tipo de seguro de vida, ya que representan el pago necesario para asegurar una protección duradera. Sin embargo, en un seguro de vida entera, existen dos tipos de primas que se deben abonar: la prima vitalicia y la modalidad temporal. ¡Sigue leyendo: vamos a explicarte cuál es la diferencia que entre ellas!

Prima vitalicia

Prima temporal

Como protección vitalicia, esta prima representa el enfoque  común en un seguro de vida entera. En este caso, el asegurado realiza los pagos periódicos de su prima, generalmente mensuales, trimestrales, semestrales o anuales, hasta el momento de su fallecimiento. Este método es ideal para aquellos que buscan una protección a largo plazo y desean asegurar el bienestar de sus seres queridos incluso después de su propia muerte. Por otro lado, la modalidad temporal es una alternativa para el pago. Entonces, el asegurado realiza pagos durante un período específico y la cobertura se mantiene vigente hasta que se produzca el imprevisto cubierto. Después de este período, puedes concluir los pagos de primas, pero la póliza permanece activa. Este método de pago de primas es apropiado para aquellos que desean garantizar una protección vitalicia  y, a la vez, prefieren no hacer pagos de primas durante toda vida. ¿Entiendes su funcionamiento?

 

Pues, para nosotros es fundamental aclararlo. Al final, no debes perder de vista la decisión y ,así, elegir entre ambas modalidades. Para ello, como siempre, analiza tus necesidades individuales: a partir de evaluar minuciosamente cada opción, podrás elegir la que se ajuste mejor a ti. ¡Hazlo ya!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Redactado por:
Picture of Víctor Gómez
Víctor Gómez
CEO & Cofounder. Traetupóliza. Plataforma de venta digital de seguros de vida. Emprendedor. Experto seguros de vida. Corredor de seguros con más de 10 años de experiencia. Autor del blog seguro de vida entera.
Nuestro blog está redactado y/o revisado por los fundadores de Traetupóliza

+3.000 familias viven tranquilas con nosotros

El precio de tu Seguro de Vida gratis
Calcular seguro

¿Quieres aprender como se utiliza un seguro de vida?

Te regalamos 7 consejos para que puedas proteger a tu familia y evitar que te engañen.