fbpx

Las cláusulas del seguro de vida son parte fundamental del contrato de tu póliza, pues complican el sencillo acuerdo que tiene el producto: tú contratas el seguro y pagas las primas mensuales; a cambio, si mueres, la aseguradora indemniza a tus beneficiarios. Sobre esta sencilla mecánica, las compañías incluyen todo tipo de cláusulas para dificultar todo el proceso.

 

¿Qué son las cláusulas de un seguro de vida?

Para empezar, las cláusulas del seguro de vida son condiciones o exclusiones que imponen las aseguradoras para que el contrato se haga efectivo. En este sentido, las pólizas de los seguros recogen todo tipo de cláusulas que modifican la estructura básica del contrato de protección. Por ello, las cláusulas son artículos que condicionan el comportamiento de la póliza.

 

Como tal, hay que tener en cuenta lo que te contábamos al inicio de este artículo: un seguro de vida es un contrato entre el asegurado y la compañía. Y dicho contrato garantiza el pago de un capital a los beneficiarios de la póliza en el caso de fallecimiento del titular. Por esto, resulta de gran importancia que conozcas las cláusulas que tu aseguradora tiene en cuenta antes de formalizar la póliza, ya que la calidad del seguro de vida depende de ellas. Es decir, las cláusulas del seguro de vida determinan en gran medida su calidad, pues definen la protección para ti.

 

En consecuencia, desde Traetupóliza, te aconsejamos que es muy recomendable conocer tanto lo que cubre tu seguro de vida como lo que no. Así, en el contrato aparecerán todas las cláusulas y, por ello, para su recuento, lo mejor es guiarse por un asesor y atenderlas una a una. Si estás interesado, en nuestra plataforma, te podemos ayudar gratuitamente y sin compromiso.

 

Tras todo lo dicho, te avisamos: no existe ningún seguro de vida sin cláusulas. Por eso, es necesario que compruebes que las condiciones de la compañías aseguradora sean asumibles, sin que lleguen a ser abusivas. Además, nuestro consejo es que la cobertura principal sea el fallecimiento por cualquier causa, sin excepción de ninguna enfermedad o tipo de accidente. 

¿Cómo funcionan las cláusulas del seguro de vida?

Queda claro, entonces, que una práctica habitual de las compañías aseguradoras es que su oferta de seguros combinen cláusulas muy habituales y bien reconocidas con otras poco frecuentes y más problemáticas para el asegurado. Por esto, resulta necesario estudiarlas.

 

En general, las cláusulas proponen una serie de condiciones ante el cumplimiento de función general del seguro de vida, es decir, ante determinadas situaciones, estipulan qué pasará con la póliza. De este modo, la aseguradora, antes de hacerlo contigo, se protege a sí misma frente a los riesgos que supone tu firma (situaciones excepcionales, posibles fraudes llevados a cabo por los asegurados, etc.) Y todo lo consiguen gracias a esas cláusulas que incluyen en tu contrato.

 

De este modo, si se diera alguna de esas circunstancias que condicionan el acuerdo sobre la póliza, la aseguradora podría seguir la cláusula que la contempla y penalizar al asegurado. En este punto, ten en cuenta que, en ciertas ocasiones, esa penalización puede suponer la cancelación del seguro o, incluso, la negativa a la entrega del beneficio en caso de muerte. Esto dejaría desamparada a tu familia, de modo que, desde Traetupóliza, esperamos que entiendas la importancia de analizar bien tu contrato antes de firmarlo. ¡Nosotros podemos ayudarte con eso!

Estas son las cláusulas más frecuentes del seguro de vida

Como hemos dicho antes, lo que cubre y no cubre la póliza influye enormemente en su calidad, es decir, en si el seguro de vida acordado nos deja bien cubiertos o no. Por eso, debemos prestar atención a todas estas cláusulas, pues marcan la diferencia entre las ofertas de las aseguradoras. Así, lo primero es diferenciar dos tipos de cláusulas, cada una con sus efectos:

 

  • Exclusiones y limitaciones. Son las cláusulas que plantean límites a los seguros y marcan aquellas situaciones en las que la compañía puede no pagar la indemnización. Es decir, las cláusulas de exclusión y limitación, como bien explica su nombre, determinan qué casos y situaciones quedan excluidos de la cobertura; o, dicho de otra manera, cuándo perderán los asegurados y los beneficiarios los derechos que les otorgaba el contrato del seguro.

 

  • Sobre la determinación de la cobertura. Estas cláusulas están pensadas para modificar la cobertura, de forma que la aseguradora conozca cómo se debe pagar la indemnización, a qué familiar, en qué orden se establecen los beneficiarios… Estas cláusulas también marcan el funcionamiento de otras fórmulas y herramientas de ahorro que llevan asociadas ciertos seguros de vida. Las determinaciones sobre la cobertura establecen, incluso, las condiciones por las que el asegurado puede tomar prestado dinero de su seguro, las primas mensuales que se pagan, los gastos a tener en cuenta por mantenimiento del seguro o la penalización ante determinadas conductas del asegurado.

 

Listado de las cláusulas de exclusión y limitación más utilizadas

  • Cláusula de suicidio. Siendo la más conocida y habitual, determina que, si el asegurado se suicida antes de un determinado tiempo desde que firmó la póliza, la entidad no está obligada a pagar por causa de muerte. El periodo de tiempo es variable a cada compañía.

 

  • Actividades peligrosas. Se trata de una precaución para los asegurados que pasan su tiempo libre con aficiones muy peligrosos: el buceo, la escalada, el automovilismo u otros deportes de riesgo; también se incluyen aquí ciertas profesiones, como la de piloto.

 

  • Actividades ilegales. Estas cláusulas excluyen del cobro a los beneficiarios del acuerdo de personas aseguradas que hayan muerto haciendo cualquier actividad fuera de la ley.

 

  • Representación errónea de la edad. Otra cláusula de exclusión muy frecuente es la que dice que el seguro quedará sin efecto si la aseguradora descubre que el asegurado mintió al especificar los datos sobre su edad y nacimiento para lograr primas más baratas.

 

  • Mentiras y tergiversaciones. Como la anterior, si el asegurado oculta algún dato importante sobre su estado de salud o sobre su situación económica o familiar, la compañía podría anular su póliza o negar el pago de la indemnización.

 

  • Cláusula de disputa. Esta cláusula no es técnicamente una exclusión: establecen que la compañía tiene un plazo para determinar si el asegurado mintió al ser preguntado sobre su estado de salud, estilos de vida y hábitos. En ese proceso, es conveniente no ocultar nada, pues es un error evitable y, si la compañía se entera, puede anular tu póliza.

 

Listado de las cláusulas sobre la cobertura más frecuentes

  • Cláusula aseguradora. De las más importantes, determina tanto lo que cubre la aseguradora como sus obligaciones. Como tal en ella, estará recogida la obligación de pagar una indemnización a los beneficiarios del asegurado cuando este fallezca.

 

  • Cláusula de beneficiarios. Será aquella por la que el asegurado establece quién será el beneficiario de su póliza, pudiéndose modificar durante el tiempo que esta se alargue.

 

  • Cláusula de beneficiario preferente. Estas cláusulas establecen el orden para la indemnización si el asegurado no ha nombrado un único beneficiario, pues este puede ser tanto personas como entidades y quedar organizados hasta en secundarios y terciarios.

 

  • Cláusula de supervivencia. Esta estipula un plazo mínimo que debe vivir el beneficiario de la indemnización antes de recibirla.

 

  • Cláusula contra el derrochador. Algunos seguros ofrecen la posibilidad de proteger la indemnización contra beneficiarios derrochadores y es que la compañía podría retener el pago y entregarlo en cuotas para evitar que el pago se gaste sin criterio.

 

  • Cláusula de gracia. Generalmente, los seguros contienen en las pólizas una cláusula que da a los asegurados un periodo de gracia para pagar sus primas, el cual cuele ser un mes.

 

  • Cláusula de reintegración. Permite al asegurado retomar el seguro después de que este haya perdido su vigencia por falta de pago de las primas. Simplemente tendrá que pagar las primas no abonadas, además de los intereses, y el seguro volverá a tener vigencia.

 

  • Cláusula de desestimiento. Con esta, se permite a los asegurados un plazo durante el cual pueden desistir del seguro si no están conformes con las condiciones de la aseguradora.

 

  • Cláusula de minusvalía. Algunos seguros incluyen cláusulas que otorgan beneficios especiales a los asegurados afectados por alguna minusvalía o incapacidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tu Seguro de Vida fácil y de confianza por solo 4€/mes
Artículos relacionados
ekomi Traetupoliza Oro
SELLO DE ORO CONCEDIDO POR
NUESTROS CLIENTES
El precio de tu Seguro de Vida gratis

¿Quieres aprender como se utiliza un seguro de vida?

Te regalamos 7 consejos para que puedas proteger a tu familia y evitar que te engañen.

¿Te llamamos gratis?
Uno de nuestros expertos te llamará para ayudarte :)
¿Cuándo te llamamos?