fbpx

El capital de fallecimiento es una parte muy importante en la firma de tu póliza de vida. Como la selección de coberturas o la designación del resto de figuras del seguro, elegir correctamente esta cantidad de dinero puede condicionar la situación de tu familia en caso de precisar su cobro. Por ello, a continuación, te contamos todo lo que debes saber sobre la indemnización.

 

¿Qué es el capital de fallecimiento?

Para empezar, es importante que, desde el primer momento, tengamos clara la definición de este término. De esta manera, si nos preguntamos cuál es la capital de fallecimiento, o capital por muerte, hay que tener en cuenta que se trata de la cantidad de dinero, previamente establecida, que reciben los beneficiarios si fallece el asegurado de la pólizaEsto es así porque, en el sector de los seguros, la muerte del asegurado determina el nacimiento de una obligación, la de indemnizar a los seres queridos que hayas elegido al firmar tu póliza de vida.

Esto también ocurriría si el asegurado tuviera asegurada la invalidez y, así, esta se produjese. 

 

Por lo tanto, la definición más exacta que podemos ofrecer del capital de fallecimiento es, sin duda y directamente, la cantidad por la que aseguras tu fallecimiento y/o invalidez. Asimismo, la forma de proceder en cada situación es diferente: en caso de invalidez, para poder cobrar el capital, sería necesario que estuvieras asegurado para tal hecho y que tal cobertura quedara establecida en el contrato, en las condiciones de la póliza. Esto implica que, si en tu seguro de vida solo se cubriera la cobertura por fallecimiento y se produjese un siniestro que provocara tu incapacidad, dicho capital no se cobraría. Con esto, queremos que seas consciente de que es muy importante considerar todas las situaciones a las que crees que necesitas protección; de lo contrario, tu póliza solo podrá cubrir a tu familia en las situaciones estipuladas.

 

Tras lo dicho, otro término a tener en cuenta es que la cifra del capital es seleccionada por el asegurado antes de contratar la póliza. Por tanto, la cifra estará fijada y firmada, al igual que las coberturas por las que se recibirá la indemnización. ¡Esto es muy importante que lo recuerdes!

Determinar el capital de fallecimiento: ¿cómo elegirlo?

Si es importante saber qué es, elegir el capital de fallecimiento lo es aún más. No obstante, es posible que esta decisión te pueda parecer una tarea complicada. En este sentido, precisamente, queremos darte a conocer que existen diferentes fórmulas para facilitarte este trámite.

 

Antes de darte tres métodos para decidir la cantidad de la indemnización, debes recordar que esta es la cifra que recibirán tus seres queridos si falleces. Por tanto, antes de elegir dicha cantidad, tendrás que preguntarte para qué necesitas tu seguro de vida y a qué gastos deberán enfrentarse tus seres queridos. En base a tales cuestiones, te ofrecemos 3 fórmulas de cálculo:

Tu Seguro de Vida desde 4€/mes
Si pasa algo, tus seres queridos recibirán 100.000€.

¡Garantizado!
  1. Si necesitas proteger una deuda o hipoteca…

Ante este caso, si quieres proteger a tus seres queridos de una deuda pendiente, te recomendamos que tengas en cuenta, precisamente, el importe que deben afrontar. Más allá de esto, otras cifras útiles para elegir el capital serán los gastos de gestión de tu seguro y el Impuesto sobre Sucesiones que se reclama al firmar el acuerdo con una aseguradora:

 

Capital de fallecimiento =

Deuda + Gastos + Impuesto sucesiones

 

  1. Si tu cónyuge y/o hijos son dependientes económicamente y quieres protegerlos…

Esta segunda fórmula se aplica como consejo, pues debes aplicarla si lo que quieres es para dejar un colchón económico para que tu familia lo utilice como ayuda y, entonces, pueda adaptarse a la nueva situación económica sin tus ingresos y, en consecuencia, no pierda su nivel de vida, aunque hayan sufrido el trauma de tu falta y fallecimiento.

 

Capital de fallecimiento =

Sueldo Neto Anual x Nº de años cubiertos

 

  1. Fórmula estándar

Esta fórmula no tiene una base científica. No obstante, es la cifra más contratada ya que permite salir del paso en la mayoría de situaciones.

 

Capital de fallecimiento = 150.000 €

 

Aunque te las hemos presentado para ayudarte, te recordamos que estas fórmulas son orientativas ya que cada caso y situación es diferente. Así, al decidir, tienes que pensar que quieres evitar el posible problema que ocurriría si en tu familia dejan de entrar tus ingresos.

Si necesitas afrontar una deuda o una hipoteca...

Deuda + Gastos + Impuesto sobre Sucesiones = Capital de fallecimiento

Para proteger a tus familiares económicamente dependientes...

Tu sueldo neto anual x Nº de años de cobertura = Capital de fallecimiento

La cifra más contratada para el capital de fallecimiento es...

150.000 €, cantidad que permite cubrir la mayor parte de situaciones

¿Se puede modificar el capital?

Los seguros de vida son anualmente renovables. Esto quiere decir que una vez al año se revisan las condiciones del contrato (entre ellas, puede cambiar el precio que pagas, los beneficiarios elegidos, posibles cambios, etc.). Por tanto, la respuesta a la pregunta es sencilla: el capital a recibir en caso de siniestro sí se puede modificar. Y es que es lógico que un producto de protección, tal y como es un seguro de vida, se adapte a tu situación constantemente.

 

De esta manera, no solo es posible llevar a cabo la modificación, sino que, además, es bastante frecuente hacerlo para ajustar el precio del seguro de vida. Esto también le interesa a la compañía aseguradora y es que, según vas cumpliendo años, el precio del seguro de vida es más elevada. Esto es así porque, con la vejez, se asume que, por estadística, existe cada vez más riesgo de fallecimiento. El capital es un factor que influye directamente al precio del seguro de vida, por ello, al no poder cambiar nuestra edad, para que el precio se mantenga sin variaciones, lo que se suele hacer es disminuir la cantidad de capital y, así, pagar lo mismo por lo acordado.

 

Además, en los seguros de vida hipoteca, como año a año la deuda va disminuyendo, también es frecuente disminuir el capital anualmente para pagar menos por nuestra póliza de protección. Es decir, como nuestra necesidad de protección, en este caso hablamos de una hipoteca, ha disminuido, podemos cambiar el capital que nos protege y cubre dicha deuda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados
Ibervida Asesores Correduría de Seguros Reviews with ekomi.es
El precio de tu Seguro de Vida gratis

¿Quieres aprender como se utiliza un seguro de vida?

Te regalamos 7 consejos para que puedas proteger a tu familia y evitar que te engañen.

¿Te llamamos gratis?
Uno de nuestros expertos te llamará para ayudarte :)
¿Cuándo te llamamos?